Propuesta Educativa

        La propuesta educativa de Fasta encuentra su fundamento en la concepción de educación de la Iglesia Católica. 


       Un colegio Fasta busca ayudar a niños y adolescentes a desarrollar armónicamente sus condiciones físicas, morales e intelectuales, a fin de que adquieran gradualmente un sentido más perfecto de la responsabilidad en la propia vida y en la búsqueda de la verdadera libertad. 


       La propuesta educativa de nuestros colegios tiene un estilo formativo propio, que promueve la orientación personal y el descubrimiento del proyecto de vida de cada uno de nuestros alumnos.

   En el año 2003 se crea el Programa FeCien (Integración entre Fe y Ciencia). Ante el problema de la desintegración del saber, Fasta desarrolla un pro-grama que busca dar soluciones a través de la integración de saberes mediante una armónica cos-movisión que surge de la complementariedad entre el conocimiento de la ciencia y el conocimiento de la fe. FeCien es el centro de la propuesta educativa de Fasta. 


     En el año 2007 se desarrolla el Proyecto Educa-tivo Institucional (PEI). El mismo esboza un diagnós-tico cultural, educativo e institucional y define la mi-sión, los fundamentos y la identidad de los Colegios Fasta.

       Desde entonces, con el objetivo de cualificar el estilo de gestión y los contenidos académicos de los colegios, la Red Educativa genera y despliega programas propios y específicos. En la actualidad se encuentran vigentes: el Programa de Calidad, el Programa de Orientación Escolar y Tutorías, el Programa de Formación de Dirigentes Educativos, el  Programa de Educación para el Amor y Oratorios para niños pequeños.


      Cada colegio que integra nuestra Red se constituye en un centro de formación integral, desplegando en todas las dimensiones del hombre el cultivo de la virtud. Buscamos “formar hombres y mujeres cultos a tra-vés de la promoción, sostenimiento y defensa de la cultura católica”.


      Siendo la escuela un lugar privilegiado para la evangelización de niños, jóvenes y familias, quien participa de la propuesta educativa de un colegio católico puede sentirse protagonista de la evangelización de nuestro tiempo.